Hilando Historias

cultura mexicana

Mario Ramírez, Oaxaca
Closer

MARIO RAMÍREZ. Un pedacito de Oaxaca a través de su mirada

Muchos de ustedes recordarán a Mario, quien durante la Guelaguetza realizó un takeover para el Instagram de HILANDO HISTORIAS y nos mostró su forma de vivir esta imperdible celebración.

A Mario lo conocimos por su singular manera de vestir, por su pasión por la cultura oaxaqueña y todo el trabajo que hace por promoverla, tanto en su cuenta personal de Instagram como en la de su tributo a sus raíces @oaxacolors. Su vida llena de color, de sabor, diversidad, tradición y elegancia nos inspira a seguir conociendo todo lo que guardan las diferentes culturas de México.

En exclusiva para HILANDO HISTORIAS entrevistamos a Mario para conocerlo mejor y compartir contigo un pedacito de su vida.

Mario Ramírez, Oaxaca
Foto: chida_lira

¿Quién eres y qué haces?
Mi nombre es Mario Ramírez, tengo 28 años, soy cocinero experimental y ferviente promotor de la cultura oaxaqueña.

¿Qué te inspira?
Oaxaca, mi gente y cómo puedo enseñarle un cachito del lugar que me tocó vivir.

¿Cómo influye la cultura oaxaqueña en tu día a día?
Desde que me levanto tengo un playlist muy a la Oaxaqueña, a veces algo de los Mixes, o Chilenas de la Costa, Natalia Cruz o Lila Downs. Camino hacia mi trabajo solo por el placer de pasar por el centro histórico, las calendas que nunca deben faltar, los colores… y por supuesto la comida y lo que llevo puesto.

Mario Ramírez, Oaxaca
Foto: Daniel Gómez @sonrits para @Oaxacolors

¿Qué es lo que más te gusta de vivirla?
La tranquilidad de vivir en Oaxaca, a pesar de los problemas políticos… bueno, somos oaxaqueños y no nos rajamos. Además, somos inmensamente ricos en todo, más allá de la definición de "riqueza" occidental. En Oaxaca nos conocemos todos y nos cuidamos todos, hay Tequio y Guelaguetza. Si tienes problemas sabes que ahí está el pueblo. Comes delicioso y diferente TODOS los días y hay mezcal siempre y sin pretensiones.

¿Cuál es la comida que más te gusta cocinar?
Me crié en la mixteca, por lo tanto, mi paladar va más hacia allá, y me gusta hacer cocina de mi pueblo. Sin embargo, disfruto experimentar con la materia prima y crear cosas nuevas pero en esencia sigue siendo Oaxaca. Amo cocinar también los moles porque es una alquimia perfecta.

¿Combinas de alguna manera la comida tradicional con lo que preparas?
Algo que diferencía mi cocina es que yo busco inspiración en algunas cosas que no son precisamente comida como el folklor, la danza y los textiles. Busco una cocina colorida que intente contar una historia y sea didáctica a mis invitados.

Mario Ramírez, Oaxaca

Nos encanta tu estilo, ¿Qué es lo que más disfrutas al momento de escoger tu outfit?
El reto de conseguir ese huipil directo con la artesana que lo hace. A veces se sacan de onda porque un chico quiere usar un huipil pero siempre lo porto con mucho orgullo y respeto. Además, amo mis trenzas y mi fiel rebozo que nunca falta entre mis cosas.

¿Cuál ha sido la respuesta de la gente cuando te vistes con prendas de mujer?
Mi círculo social es muy pequeño, a pesar que mucha gente me conoce, pero he oído mensajes positivos. Seguramente habrán varias personas que no le guste, pero ellos no me compran mi ropa. Yo me identifico con las mujeres Oaxaqueñas, por eso amo trenzarme, usar huipil, rebozos, enagua y huaraches, me hace sentirme yo y lo porto con mucho orgullo y respeto por la persona que lo elaboró y el valor cultural que representa cada prenda. No me considero muxe ya que no me desenvolví en el Istmo, pero si tenemos que ponernos una etiqueta occidental diría que soy Queer.

Mario Ramírez, Oaxaca
Foto: Daniel Gómez @sonrits

¿Qué es lo que más te gusta hacer en tus tiempos libres?
Ir a alguna fiesta patronal o una Guelaguetza, mezcalear, ir a las calendas, bailar y comer

Escoge uno:
Comida: Mole negro
Bebida: Mezcal
Color: Blanco
Lugar favorito de Oaxaca: difícil…. Mi pueblo: Santiago Juxtlahuaca
Danza: Jarabe mixteco
Animal: Según mi tona y nahual (figuras que representan los alebrijes), yo soy una tortuga con un monito
Canción del día: Leña de Pirul (soy un poco bohemia y cantinera)
Signo: Capricornio

Mario Ramírez, Oaxaca
Foto: Mario Ramírez

Arte+Cultura

TUXAMEE. Un viaje al interior del gestor cultural y artista visual Irving Segovia

En uno de esos viajes por Instagram me encontré con el perfil de Irving Segovia, mejor conocido como TUXAMEE. Su contenido me atrapó de inmediato, pues la forma en la que expresa su amor por México y otras culturas, sumado con su conocimiento de textiles es tan único y alentador que no pude dejar de mirar. ¡Ah! Súmenle también que soy fan de los collages, así que ya se imaginarán.

Irving tiene 22 años de edad y nació en León Guanajuato. Es gestor cultural y artista visual. En entrevista para HILANDO HISTORIAS nos platica que lleva más de cinco años en la creación de collage digital y análogo, el cual, se ha convertido en parte de su profesión. Así mismo, actualmente se encuentra escribiendo sobre el quehacer textil tradicional del estado de Tlaxcala.

Te dejamos con la entrevista para que te adentres al mundo de TUXAMEE, seguro te encantará y te pondrá la piel tan chinita como a mí.

Tuxamee, Irving Segovia

¿Por qué Tuxamee?
Tuxamee fue un sobrenombre que usé desde antes de verme como artista, es una palabra de origen Wixárica que se ha quedado y ahora define mi faceta como artista visual. Conocí “tuxame” en esos viajes semestrales que hacía con mi tía y su familia, su esposo visitaba a su abuelita que vivía en Monte Escobedo, Zacatecas. Cerca de este lugar se encuentra Mezquitic, un municipio jalisciense en el que se encuentra Tateikiees de las principales comunidades huichol, ahí vi escrita en una pared la palabra, que refiere al color blanco, en esa época la asocié mucho con la comunidad que me dejó impactado, el viaje a Mezquitic fue parte fundamental para la construcción de mi persona, me hizo conocer, respetar y querer vivir la pluralidad.

¿Qué te inspira para crear?
Me inspira viajar, conocer lo que se vive dentro de los mercados, los panteones, las iglesias, el campo, las fiestas; palpar lo que se encuentra fuera de la Ciudad en las comunidades rurales e indígenas, así como lo que se vive muy dentro de una Ciudad, a los barrios y zonas que son percibidas como peligrosas y son parte de un estigma social, de igual modo me inspira lo que voy leyendo, conociendo y sintiendo, incluso los lugares que no conozco en persona, pero sí mediante investigaciones que hago sobre ellos, por ejemplo: El Mezquital en Durango, Ixtayutla en Oaxaca, hasta Lagartera, España PotosíBolivia para así, poder crear.

Visualmente tengo una fijación muy fuerte con el cuerpo social, según Taylor es eso que conforma al adornar el cuerpo, la indumentaria. Me apasiona, los tocados sobre todo el de las mujeres de cabellos trenzados, este cúmulo de caracteres que evocan a la identidad material y corporal de un espacio o un grupo. Así también la sensación de enojo y dolor que siento por la discriminación. Ya que la he vivido, practicado y percibido en los entornos en los que he estado; la violencia, el clasismomachismo, homofobia, etc. Son acciones que trato de revocar dentro de las imágenes que realizo.

Fiestas del Mezquital, Durango

¿Cómo te inspira la cultura mexicana?
Con sus indumentarias, sus formas de vida, el cómo se viven los sincretismos. Las culturas que se encuentran en México son muy diversas, cada espacio, cada grupo social tiene formas muy interesantes de expresarse. La tradición como transformación es una oración clave para saber cómo me inspira la cultura mexicana, tanto en mis collages, fotografía e investigación, ya que es tan cambiante que me vuelve loco; nunca voy a terminar de conocer todo México. Cada Lugar tiene algo diferente dentro de su quehacer que se va convirtiendo en otra situación con el paso del tiempo, algunas cosas desaparecen porque ya no son necesarias para el sector y otras se van adaptando, por eso quiero vivir permeado de esto que me apasiona, el conocerhasta que mi vida me lo permita.

¿Qué buscas transmitir con tus obras?
Todo lo que busco es internamente, la búsqueda de mi identidad.

Tuxamee, collage
Soy yo mismo

¿Qué es lo que más te gusta de las tradiciones de Guanajuato y Tlaxcala?
Guanajuato: Las fiestas tradicionales de las comunidades rurales de Silao y León, me encanta asistir, ahí se pueden observar las danzas tradicionales como la de torteros y la del Torito. El uso de rebozo jaspeado en Duarte, una población rural de León y su día de muertos con coronas monumentales hechas de celosa. Dentro de su tradición gastronómica me encanta comer una gordita de queso con papas estilo bajío cocinada debajo del fogón y el agua de semana santa (agua de betabel que lleva zanahoria, lechuga y plátano picado). Algo que también me apasiona son las tradiciones urbanas, las de las culturas juveniles y los barrios de León, entre ellas: las pintas guadalupanas, los bailes de sonidero, en estos se puede observar el estilo, me encanta asistir a escuchar buena música, raspar la chancla y observar cómo van vestidas las personas, sobretodo los bellakos. Antes de hacer investigación sobre el quehacer textil tradicional, estuve haciendo trabajo de campo para conocer la identidad e indumentaria, tradiciones que conforma a los bellakos, es una cultura juvenil que mezcla un poco de muchas identidades urbanas y que una gran mayoría de los leoneses discrimina.

Tlaxcala: Me transformó mi visión, es geográficamente pequeño pero ampliamente rico en diferentes formas de vivir la tradición. La diversidad dentro de la producción artesanal, hay artesanos de distintas ramas por todos lados, el textil y la indumentaria se llevaron mi corazón, las fajas jaspeadas de “Cuba”, el pepenado y los tejidos en telar de cintura de Ixtenco me maravillan, ir a las faldas de La Malinche y poder observar la indumentaria tradicional femenina nahua de San Isidro y Canoa (Puebla). En tradiciones gastronómicas me encanta el mole tlaxcalteca con sus tamales tontos, el atole agrio, los tamales de mole con ayocote, el huitlacoche y el pan de feria hecho en Huautzinco relleno de nieve. Lo que me impresiona es la temporada de carnaval, es impresionante ver a las diferentes regiones con sus respectivos huehues que llevan caretas talladas en madera o de fibra de vidrio, los charros, chivarrudos, catrines, policías, payasos y mis favoritas las Xilonas de San Isidro, también las de Canoa que utilizan su traje tradicional, trenzas tejidas con listones, con un sombrero adornado de plumas y un antifaz o mascada transparente en el rostro, toda la temporada de carnaval me la pasé inmerso entre varias camadas de huehues.

Tuxamee, collage
Xilona de Canoa

Pieza favorita de tu propia autoría:
 Los Floricantos, una serie de collages y fotografías que están inspirados en “Dónde la muerte no existe” un espacio perenne que se encuentra en un alto nivel de perfección, pero este es pasajero. Es la forma de embriagar el corazón y olvidarse de la tristeza. Una filosofía de origen prehispánico que ha estudiado Miguel de León Portilla y que muchos poetas de la época como Netzahualcóyotly Xayacamachde Tizatlán abordan en sus escritos; así como también Lhasa de Sela(+) una cantautora ciudadana del mundo, que tiene una canción hermosa llamada así “Floricanto” fue ahí dónde empecé a descubrir esas experiencias que enervan, te hacen sentir fuera de tu mundo ordinario y trastornado dulcemente del corazón; Así es como hice primeramente: “Gran de cito” y “Pe que ñi to” dos corazones muy similares en su concepción, las arterias son las que cambian porque reflejan el floricanto de dos personas que se aman, así también, un corazón de ajolote “el que regenera”, un collage llamado “Hablarás con Dios“ que refleja mi pasión por los textiles cuando pasan por mis ojos y mi tacto; una serie de fotografías que tomé sobre las Xilonas de San Miguel Canoa San Isidro Buensuceso.

collage
Hablarás con Dios

¿Qué viene en un futuro para Irving Segovia?
A un futuro muy pronto, estoy organizando un encuentro de artesanos indígenas en León junto a una colega que se llama Donají López, en este buscamos dar visibilidad y dignificar a los artesanos que emigran desde muchos lugares, hay tzotziles, nahuas, wixáricasnhanhñus, mazahuas, mixtecos, purépechas, amuzgos, etc. Vienen a la ciudad a buscar una mejor calidad de vida y en ellas son discriminadas, de su producción artesanal desvalorizada y hasta despojada por las instancias gubernamentales y los civiles que no saben la importancia de su labor.

En un futuro a largo plazo solo sé que quiero estar muy activo y haciendo proyectos. Seguir dentro de mis convicciones, creando collage y en un nuevo plano de la fotografía. Ser un experto en indumentaria tradicional y lo más importante aportar mi granito de arena a la sociedad desde lo que me apasiona.

Técnica artesanal: Bordado: Fruncido Hilo negativo (pepenado), Telar de cintura: Labrado de urdimbre doble cara y de teñido: Ikat.
Traje tradicional: Indumentaria masculina de Santiago Ixtayutla en el distrito de Jamiltepec, Oaxaca.
Artista: Lhasa de Sela y Luzmila Carpio
Estado de la República Mexicana: En este último tiempo Puebla me llama mucho la atención.
¿Foto o collage? Ambos.
Canción del momento: Le sexe des étoiles de Klô Pelgag

Tuxamee, collage
Xilona de San Isidro