Hilando Historias

Hace un par de meses visité a Diana Fernández, una compañera que trabaja con artesanos del estado de Oaxaca ayudándolos a llevar sus productos a los consumidores de manera que ambas partes valoren su trabajo y apoyándolos con talleres para acercar al público a sus tradiciones. Diana me presentó a Sonia Jacobo Espinoza, artesana de la comunidad El Ocotal en San Juan Gichicovi, Oaxaca. Sinceramente ya tenía un rato de no platicar con artesanos y me emocionó mucho la idea de poder compartir nuevamente experiencias e historias con una persona que simplemente por el oficio que desempeña admiro inmensamente.

Sonia se acercó un poco tímida pero pude ver en ella mucha confianza, el estar en la Ciudad de México impartiendo un taller sobre bordado no es cualquier cosa y es que el hecho de salir de su comunidad para seguir sus sueños y apoyar a su familia es un gran reto y un gran paso. Después de mostrarme algunos diseños tradicionales de San Juan Gichicovi comenzamos a introducirnos en la historia que la ha motivado a encontrarse en este punto de su vida.


¿A qué edad aprendiste a bordar?
A los 8-9 años de edad mi mamá no me dejaba bordar en su máquina pues decía que estaba muy chica, para mi era un juguete y cuando mis papás salían le quitaban todo a la máquina de coser antigua que tenían, yo le buscaba las partes y buscaba como hacerla funcionar y así aprendí, entonces, una vez mi mamá vio mi bordado y me preguntó si yo lo había hecho, le dije que si y me dijo que ya me iba a enseñar a hacer las figuras de relleno, esto fue a los 10 años.

¿Qué técnicas de bordado trabajas?
Bordado cadenilla en máquina de coser de pedal y bordado con aguja y otra con ganchillo.

artesana, artesanía, Oaxaca, San Juan Gichicovi, hecho a mano, hecho en México, bordado a mano, Hilando Historias MX, Hilando Historias, bordado en cadenilla, embroidered, hand embroidered, México
bordado de cadenilla en máquina y bordado a mano con ganchillo – Sonia Jacobo Espinoza

¿A qué te dedicas actualmente?
Ahorita estoy dando taller de bordado en el estado de Oaxaca, ahí es donde comencé en LA CASA DE LAS ARTESANÍAS y de ahí me invitaron a otra tienda que se llama HUIZACHE y por parte de eso me fueron conociendo y de ahí me vine a la CDMX, mi primer taller lo di en AH QUE LAS HILACHAS! con Natalia y de ahí me vine a SANADORAS con Nancy, yo conocí a Nancy Diana en la capital de Oaxaca, ella es la que me orientó y asesoró de mis trabajos, me enseñó a valorarlos y sacar bien los costos de estos, yo daba muy barato porque no tenía idea de todo esto. Para mi es un privilegio trabajar y rescatar, compartir mis conocimientos artesanales para que así no se pierdan esos trabajos a futuro.

¿Además de bordar que te gusta hacer?
Me gusta todo lo que tenga que ver con la artesanía y además de bordar costuro los huipiles de cadenilla antiguos, dibujo, combino colores y también aparte de eso yo trabajo con los jóvenes en mi comunidad, soy activista, trabajamos con HIJOS DE LA MADRE TIERRA recogiendo la basura en los ríos y en todas partes. En el pueblo el respeto a la Madre Tierra como lo veneraban para que diera fruto la Tierra siempre mataban pollos o gallinas, les quitaban su sangre y eso era un respeto, ahora ya se está perdiendo esta tradición como muchas más.

Regresando al tema de los bordados, ¿Cómo escoges los colores y diseños que bordas?
Cada cadenilla tiene su nombre; Copa Estrella, Hermelinda, Peine, Rosita, Botón, Baraja, Maguey, entre otros, estos son tradición pero igual yo he inventado distintas figuras, solo se me ocurrió no lo dibuje ni nada, sólo salió. En el momento cuando viajo y veo algo me empiezo a imaginar figuras y me pongo a pensar que debe salir algo nuevo, a veces me creerás o no pero hasta sueño como se hace, con que colores deben ir y ya voy y compro mi material.

¿Cuánto tardas en bordar un huipil tradicional?
Varía la técnica pero puede ir desde 2 o 3 días a 3 meses.

¿Qué te gustaría hacer en un futuro?
Tengo 30 años de edad y en un futuro mis planes son ayudar a las mujeres que viven en mi comunidad que sufren maltrato tanto físico como psicológico y mi sueño es apoyar a los niños que también fueron abandonados que sólo están con su mamá, los niños están bordando para también seguir adelante, lo que quiero es construir un taller, tener un recurso para mi comunidad más que nada porque yo siento como es el trabajo artesanal, es cansado para la vista, no duermes, te duele la espalda, los pies, a veces hasta te da calambre por el frío, no me gusta que exploten a las artesanas y no me gustaría que hagan así a las artesanas que vienen de generaciones más chicas. Igual me gustaría que los niños que bordan sepan el valor de su trabajo.

También quiero seguir con los talleres tanto dentro como fuera de Oaxaca, estoy en un equipo con Diana , tengo a mi mamá y con otra chica estamos trabajando se llama Ruth le enseño a costurar cadenilla, a ella le falta su bracito, quiero que venga aquí a la Ciudad para que enseñe su trabajo, pues es un trabajo bien bonito, y mi papá hace los bastidores para dar taller.

¿Qué es lo que más te gusta de tu comunidad?
Las personas, su amabilidad, la comida típica es deliciosa, los trabajos y la convivencia.

¿Cuál es tu técnica favorita?
Cadenilla

 

2 comentarios

  1. Buenos días, estamos interesados en distribuir el arte hecho por sus artesanas “abuelita borrego”. Esta próxima la apertura de nuestra boutique
    Quedo en espera de sus comentarios.
    Montserrat Espinosa

Leave a Response