Hilando Historias

Desde que iba en la carrera mi compañera Mariana Villeda, con su estilo revolucionario e intrépido, logró captar mi atención, la de algunos compañeros más y la de muchos de los profesores. Siempre sumergida en un mundo de justicia y liberación creó varias colecciones con un lenguaje de protesta, mismos que hasta el día de hoy se ven reflejados en sus trabajos. Actualmente labora en su propia empresa social JAUJA que realiza bordados sobre diseños hechos por artesanos mexicanos, basados en el comercio justo.

Me parece muy interesante la vuelta que algunos diseñadores comienzan a darle a la moda mexicana, aquellos que realmente se sienten parte de su país y no pretenden ser solamente como los diseñadores Europeos, siento que Mariana es un claro reflejo de lo que SI debemos hacer como diseñador mexa y eso es inspirarnos en nuestro país apoyando a la gente que vive dentro de él.

Mariana me platica el surgimiento de su proyecto, la importancia de trabajar con comunidades artesanas y el impacto que quiere lograr con su Moda. Les recomiendo la sigan muy de cerca porque esto se va a descontrolar. :p

¿Cómo surge Jauja bordados?
Cuando me encontraba estudiando Moda en la ciudad de México, como parte de una asignatura teníamos que realizar una colección inspirada en una pequeña comunidad en Toluca Estado de México llamada Gualupita.

Visitamos los talleres de varios artesanos y decidí juntar los 3 elementos que veía en todos: Religión, soccer y textiles. Desde ese día comencé a colaborar con los artesanos de diferentes comunidades para posteriormente fundar Jauja, un empresa social enfocada en la inserción de técnicas tradicionales mexicanas al diseño contemporáneo mexicano.

¿Por qué Jauja? ¿La palabra tiene algún significado?
El nombre Jauja surge de una pintura de Brueghel, sobre un país mitológico donde todo era riquezas y abundancia, ya que para mí eso es México en todas las áreas, textil, gastronómica, natural, cultural, etc.

¿Por qué trabajar con artesanos?
Porque me resulta absurdo que teniendo una mano de obra altamente calificada en todos los estados, nadie aproveche estas técnicas ni las evolucione.

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar con ellos? 

¿Consideras importante valorar sus técnicas tradicionales y conservarlas? ¿Por qué?
Me gusta trabajar con ellos porque admiro mucho su trabajo.
Considero que es importante preservar nuestras tradiciones en todos los rubros, esto no significa que nosotros como diseñadores tengamos que reproducir una y otra vez el quechquemitl y huipiles, sino que todos seamos conscientes de éste legado como Mexicanos, que las instituciones que se dedican a preservar, archivar y catalogar los textiles generen publicaciones, exposiciones y sea enseñado en nuestras escuelas.

De esta forma generaremos una verdadera identidad y diseño mexicano, sin ser un disfraz de nuestras comunidades indígenas ni la copia de cualquier diseñador europeo.

Dentro del mundo de la moda, ¿te es significativo darle trabajo a estas personas? ¿por qué?
Me es significativo trabajar con todos no únicamente con los artesanos, es decir, crear el vínculo entre artesano, estudiante de diseño, diseñador y consumidor me parece lo más valioso. Jauja busca pluralizar el bordado, darle la oportunidad a cualquiera de explorar las técnicas mientras generamos trabajo para todos.

¿Cuál ha sido tu mayor obstáculo al trabajar con comunidades artesanales?
La confianza, los tiempos de entrega, el idioma, las distancias, los permisos de los esposos, la “formalidad”, la dificultad de comunicación, ya que muchas veces no tienen señal o hay pocos teléfonos por comunidad e internet ni se diga; en realidad hay muchos, pero cada uno de ellos es mínimo cuando se logra ver el resultado.

¿Y con marcas de moda que quieran tener este valor agregado?
El precio, el apoyo entre el gremio de diseñadores, cuando tienes que lidiar con marcas de moda consolidadas que no pagan a sus trabajadores de planta, explotan a sus practicantes y prefieren tener procesos hechos en china bajo ínfimas condiciones laborales, ese es el obstáculo a vencer. Lograr entre todos una plataforma para el diseño mexicano, generar oportunidades para todos y dejar de creer que sólo se le puede vender a las personas ricas del país.

¿A dónde te gustaría llegar con este proyecto?
Creo en la Moda como una herramienta de revolución, léase revolución en su sentido mecánico Giro o vuelta que da una pieza sobre su eje“ ya que no cambiaremos el consumo sino la forma en la que se efectúa.

En India cuando la colonización inglesa, únicamente dejaban a los artesanos realizar telas para ellos y aquellos que se atrevieran a tejer para los locales tenían que pagar impuestos muy altos, por lo que la gente comenzó a comprar tejidos ingleses hechos en India, hasta que comenzó el movimiento Swadeshi en el cual cada pequeña comunidad generó su propio tartán para que los ingleses no notaran que tejían telas para sus compatriotas, de ésta manera la gente comenzó a comprar no sólo las telas locales, sino todos los productos hechos en India a pesar de tener un precio más elevado. Ese hecho creó un parteaguas en la economía, política y cultura del país, donde el precio no era más importante como lo era la causa, eso es lo que me gustaría lograr, un consumo consiente.

¿Cuál es tu técnica favorita?
Las randas oaxaqueñas, el hecho de ser una mezcla entre el crochet europeo y la construcción mesoamericana de prendas, me parece un ejemplo hermoso y claro del sincretismo en nuestro país.

 

1 comentario

Leave a Response